Statement

 

          Mi propuesta visual da forma a mapas mentales de recuerdos acumulados que habitan la memoria. Estos mapas mentales subyacen y se alimentan a la vez del lenguaje, el imaginario colectivo y el estado delirante de la vida contemporánea.

          Se puede definir el lenguaje como un sistema de signos a través del cual los individuos se comunican entre sí. Sin embargo, a mi juicio, el lenguaje es una forma de arte falible en sí mismo. Desde sus inicios, las palabras han tenido un poder extraordinario: ya sea en forma de símbolos, tipografías, poesía, discursos, narrativas, o de algo tan simple como un cumplido o un insulto, lo que decimos puede tener un efecto profundo en el destinatario. Pareciera que constantemente estamos buscando una forma más efectiva para expresar nuestro punto de vista y lograr comunicar fielmente lo que pensamos.

 

          Hoy en día nos comunicamos a través de acrónimos, emoticonos, stickers, memes, pop-ups, gifs, iconos, entre otros, en lugar de ideas y oraciones ordenadas gramaticalmente, lo que finalmente deja «mucho espacio para la interpretación particular»; de esta manera, mi pintura gira en función de esta idea, ya que intencionalmente modifico y altero las palabras para que pierdan su función con respecto a su condición de literalidad y legibilidad, estableciendo una idea de deconstrucción, dejándole al espectador la función de catalizador visual, para incitar finalmente su propio diálogo.